Saludo de fin de año para todos los Compañeros

Queridos compañeros,

Encontré un momento de paz en este año tan difícil, y pude entonces dedicarlo a la reflexión de todo lo vivido por cada uno de nosotros personalmente y por esta comunidad maravillosa que es la UTA.

Lo primero que quiero agradecer es la entrega inclaudicable de todos los compañeros. Nadie bajó los brazos y, por el contrario, supieron ponerle el pecho a los riesgos de la pandemia y a las dificultades de todo tipo que tuvimos que enfrentar. Con verdadero orgullo quiero destacar el invalorable servicio que hemos brindado al conjunto de la sociedad argentina, transportando a los trabajadores esenciales, asumiendo con coraje los riesgos del contagio y manteniendo viva la actividad, en el marco que las restricciones de la autoridad sanitaria lo permitieron.

Por otra parte, todo el gremio se ha mantenido activo, preocupado y ocupado por conservar las rutinas básicas y todas las actividades posibles para mantener viva a la organización. Atendiendo a nuestros compañeros y brindándoles servicios y asistencia en todos los casos en que hubo necesidad, con nuestra Obra Social como nave insignia para preservar la cobertura médico asistencial de sus afiliados.

Sabemos que lo que viene no va a ser fácil. La pandemia está todavía activa y la actividad económica está lejos de haberse recuperado. Pero es aquí que quiero mandar a los compañeros un mensaje de esperanza, que es genuina, que brota de mi experiencia y de mi condición de peronista y de hombre creyente. Todo nos lleva a pensar que las vacunas van a funcionar y que esto va a controlar el problema de la pandemia. Van a resurgir entonces las actividades que están artificialmente suspendidas y eso va a producir un incremento, modesto pero incremento al fin, en el nivel de actividad. Y esto va a pasar en la Argentina y en todo el mundo, con lo que puede volver a aparecer el viento de cola que nos ayude a resurgir. Creamos en esto compañeros, tengamos fe porque vamos a salir adelante.

Bajo la advocación del Santo Padre, con la confianza y la fe intacta en mis compañeros, les deseo que pasen un hermoso fin de año, en compañía de las queridas familias, con mucho cuidado para evitar el contagio, pero con alegría y mucha confianza en el porvenir.

¡Feliz año nuevo!

Roberto Carlos Fernández
Secretario General
Consejo Directivo Nacional
Unión Tranviarios Automotor